grasa corporal

La grasa corporal, ¿para que la necesitamos?

Muchos nos hemos preguntado en más de una ocasión ¿ para qué necesitamos la grasa corporal? , ¿ porque nuestro cuerpo acumula grasa? o si en realidad sirve para algo más que para una función estética.

La respuesta es sencilla: la grasa es una ventaja evolutiva que nos ha permitido llegar hasta nuestros días.

A nivel evolutivo nuestros antecesores se vieron forzados a vivir en unas condiciones ecológicas en las que debían soportar grandes periodos de hambruna.

grasa corporal

Solo existe una fórmula para sobrevivir a largos periodos de escasez de alimentos: almacenar energía.

Algunos animales como por ejemplo las ardillas o las hormigas acumulan las provisiones en un lugar seguro.

Pero la mayoría llevan las reservas siempre consigo por si las necesitan.

La grasa corporal es la forma más eficiente y económica de almacenar energía.

Cada kilo de grasa corporal aporta aproximadamente unas 7000 Kc. de energía .

Si pensamos en una ingesta diaria de 1.500 Kc. Podríamos estar 3 días y ½ sin comer y mantenernos utilizando la energía que nos aporta un kilo de grasa.

¿Qué es la grasa corporal o tejido adiposo?

La grasa corporal es la asociación de células llamadas adipocitos, que acumulan grasa (triglicéridos) en su interior.

grasa corporal

¿ Toda la grasa corporal es igual?

Se diferencias dos tipos de grasa o tejido adiposo corporal : el blanco y el pardo o marrón.
Ambos presentan diferencias tanto en su ubicación como es sus funciones .

El tejido adiposo blanco:

Su funciones principales son:
La reserva de energía mediante la acumulación de grasa en el tejido adiposo.
La endocrina , siendo el tejido adiposo el responsable de la creación de varias hormonas que intervienen en los ciclos de hambre- saciedad, la respuesta inflamatoria y la resistencia a la insulina entre otras.
Todas las membranas celulares tienen grasa en su capa exterior , por lo que cumple una función estructural importante en nuestro organismo .
La plantas de nuestros pies y las palmas de las manos, presentan acumulaciones de grasa que cumplen la función de protección mecánica para mejor distribución de las presiones.
El tejido adiposo blanco comienza a formarse a partir del tercer mes de embarazo.

Se divide en dos tipos:

La grasa subcutánea

Comprende un 80% de la grasa corporal total y se ubica inmediatamente por debajo de la piel.

La grasa visceral

Es la que se encuentra envolviendo los órganos , sobre todo los abdominales.

grasa corporal

Estos depósitos representan cerca del 20% de la grasa corporal de los hombres y un 6% de la grasa corporal de las mujeres.

El tejido adiposo pardo o marrón:

Su principal función es la producción de calor.
En los humanos la grasa parda se reduce marcadamente después de ocho semanas de vida, aunque en la edad adulta representa aproximadamente un 1%de la masa corporal.
Esta grasa de ubica en sitios centrales e internos de manera que el calor que generan caliente la sangre que va a los órganos vitales.

grasa corporal

El balance entre las grasas blancas y pardas puede verse modificado por distintos factores tales como el frío, el calor, la obesidad, la edad, entre otros.

La grasa y el sexo

Desde un punto de vista evolutivo la distribución y cantidades de grasa en los hombres y las mujeres presenta grandes diferencias.
El proceso de crear una nueva vida y amamantarla durante la primara etapas de la vida, requiere de gran cantidad de energía.
Por esta razón las mujeres evolucionaron siendo mejores acumuladoras de grasa.
En cuanto a la distribución de dicha grasa la evolución también tuvo en cuenta el diseño.

Las mujeres están diseñadas para crear una nueva vida y esta se desarrollara en la parte central de su cuerpo , por lo que no tendría ningún sentido que los reservorios de grasa se ubicaran en la zona de la cintura (distribución de la grasa, tipo andriode) .

Por esta razón la grasa en las mujeres se acumula en la zona glúteo–femoral (distribución de la grasa, tipo ginoide).

grasa corporal

La ubicación de la grasa glúteo- femoral fue la solución que encontró la evolución para guardar las reservas de energía de la futura madre y por esta razón ( aunque muchas mujeres tengan verdaderos conflictos con ella) el cuerpo la considera indispensable.

En los hombres la las reservas de energía se ubican en la zona de la cintura y tienen más predisposición a acumular grasa a nivel visceral.

Como hemos visto , el tener la capacidad de almacenar grasa , es lo que nos ha ayudado a ser los seres que han llegado hasta este punto en la escala evolutiva y también nos ha asegurado tener recursos para mantener uno de los cerebros que más energía consume de todo el reino animal.

Pero aunque la grasa no es nuestra enemiga, si , debemos entender que necesitamos única y exclusivamente la que nuestro cerebro en condiciones normales entienda que necesita acumular,  para asegurarse un perfecto y saludable funcionamiento del organismo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *